El preferente como insignia

En una temporada atípica, creamos un equipo atípico, lleno de ambición y de realizar las cosas de forma diferente, demostrando que todos los jugadores/as que se incorporan a nuestros clubes tienen opción de jugar en el primer equipo, apostando exclusivamente por jugadores de la casa.

El San Martín retoma de esta forma el proyecto deportivo que comenzó en 2017, del cual se hizo un paréntesis para el primer año del preferente, lo que la entidad ha clasificado como fracaso, por lo que la apuesta por volver al proyecto tras esta inesperada segunda oportunidad en la categoría es unánime. El proyecto; basado en una adquisición de un mismo sentimiento de juego por todos los jugadores del club, sin pruebas de acceso ni eliminaciones para mantener grupos muy compactos y durante periodos de tiempo largos, con idea de que el niño o niña que entre a temprana edad en el club, pueda seguir en el mismo hasta llegar al primer equipo de su modalidad; vuelve a ser vital, sin excepciones.

El proyecto deportivo, iniciado, por un lado, por el Juvenil de Honor de la temporada 2017-18, donde se unió una gran generación para demostrar que se puede competir disfrutando del fútbol y anteponiendo las ideas propias del equipo a la victoria en cada encuentro, haciéndonos disfrutar de un nivel de fútbol muy alto.

Iniciado también, por otro lado, por el Regional de aquella misma temporada, quien con la misma idea se quedó a las puertas del ascenso por un gol en el último suspiro de la temporada.

Ambos equipos fueron entrenados por Jokin Gutierrez, continuando con el grupo de juvenil en su paso a regional en la temporada 18-19, quienes mantuvieron el juego y las ideas, con una gran madurez aun siendo de primer año, para hacer una más que meritoria temporada. En el Regional de la 17-18, se le dio paso a Roberto Moldes, manteniendo todo el bloque ya con experiencia y logrando así el ascenso a preferente de la mano de un entrenador del club que cuenta con experiencia en las categorías base del club así como en juvenil de honor en una etapa anterior.

Esto, además, sucedió el año de creación del Hasukaitz K.K., proyecto que se hizo realidad tras la incorporación de personas que han sufrido el deporte de forma elitista, perdiendo el proceso del aprendizaje por la constante selección de los mejores, creando este club con idea de apartarse de esa filosofía. El éxito no se hizo esperar y el primer año se consiguió el mencionado ascenso a preferente en masculino, y el campeonato de liga en femenino, un doblete cuanto menos histórico.

“Queremos volver a nuestra esencia e ir con nuestras ideas hasta el final”

La temporada 19-20, en cuanto a los senior masculinos, no ha sido buena temporada, obviando que no se pudo finalizar. El Hauskaitz tuvo muchas incorporaciones con experiencia en la categoría preferente, lo que le apartó de las ideas trabajadas los dos años anteriores, sin identidad y con muchas lesiones no consiguió el nivel esperado prácticamente en ningún partido de la temporada. Por parte del San Martín, pese a tener un buen nivel deportivo en plantilla, no se dio con la tecla correcta hasta pasada la mitad de la temporada, al hacerse cargo del equipo Fabian Altamiranda, quien continúa con este equipo, Lidia Miguel, quien se hace cargo del juvenil femenino y Alaitz Dueñas, quien se incorpora al Preferente tras hacer que el Regional se reencontrase con su identidad.

En la temporada 20-21, el cuerpo técnico compuesto por Roberto Moldes, Jokin Gutierrez y Alaitz Dueñas, siendo los tres entrenadores que han trabajado la misma identidad del club las últimas temporadas, se han propuesto el reto de volver a tener un equipo competitivo con una identidad clara y un nivel de fútbol alto, apostando esta vez, cómo novedad, por un objetivo competitivo que les ha marcado el club, alejándose de la zona baja de la clasificación. Para ello, el equipo compuesto ha sido una apuesta total por la casa, volviendo a juntar a todos los jugadores que han formado parte de este proyecto durante los 3 años anteriores, volviendo a unir a los dos regionales de la temporada 18-19 en un sólo preferente, incorporando a un reducido grupo de jugadores de la casa, que dejaron marca en su paso por las categorías inferiores y que tras una temporada en el regional del San Martín a las órdenes de Alaitz Dueñas, se incorporan para crear un grupo muy compacto en el que todos los jugadores han sido entrenados por alguno (o todos) los entrenadores que componen el cuerpo técnico con un resultado satisfactorio.



Share This
×